Pablo Neruda

 

"Como todas las cosas están llenas de mi alma

emerges de las cosas, llena del alma mía."

-Poema 15, Veinte poemas de amor y una canción desesperada

 
Back to Spanish 395: Nobel Laureates
 



 
Su Vida  Su Obra   Antología esencial
Bibliografía   Obras Escogidas     Courtney's Home

 Su Vida 

AL PRINCIPIO DE LA PÁGINA
            Nacido en 1904 en Parral, Chile, Neftalí Ricardo Reyes Basoalto hizo la decisión correcta y necesaria de no hacerle caso a su padre y continuar escribiendo bajo el seudónimo Pablo Neruda.  Fue así que llegó a ser uno de los poetas más importantes de Chile y, además, de toda Latinoamérica del siglo veinte.  Los cambios en los estilos de vida, los amigos, las situaciones políticas y sociales, y los lugares de Pablo Neruda permitieron a su poesía mostrar la personalidad siempre cambiante de sí mismo, desde sus poemas de amor y poemas comprometidos a su exilio y sus observaciones sobre las cosas más sencillas de la vida.
 
    Pablo Neruda empezó su educación en 1910 en la escuela para chicos en Temuco, donde comenzó a escribir y experimentar con la poesía a los diez años.  Otra futura Premio Nobel y directora de la escuela para chicas, Gabriela Mistral, le dio el apoyo y el estímulo a Neruda para continuar su poesía, y los dos llegarían a ser buenos amigos.
 
    En los años de su juventud, Neruda llevó a cabo mucho en la esfera de la poesía, desde su primera publicación y poema “Entusiasmo y Perseverancia” en el diario “La Mañana”a su primer libro de la poesía modernista, «Crepusculario».  Se publicó este libro en 1923 en Santiago, donde había ido a continuar sus estudios y enseñar francés en la Universidad de Chile.
 
    Un asunto amoroso con un fin triste inspiró la publicación de su segundo libro de poemas, «Veinte poemas de amor y una canción desesperada», que ha llegado a ser quizás la más famosa y la más traducida de las obras de Neruda.  Después de «Veinte poemas», Neruda, con solamente dos libros publicados, podía ser considerado uno de los poetas más famosos de la historia de Chile.
 
    Sin embargo, la falta de trabajo continuo en la poesía lo llevó a aceptar el nombramiento de representar a Chile como cónsul honorario a lugares diferentes, como Burma, Ceylon, Java, Singapore, Buenos Aires, Barcelona, y Madrid.  Fue durante estos años de soledad y experimentación con la vida bohemia y la pobreza cuando Neruda podía escribir una nueva categoría de poemas surrealistas, que en 1933 comenzó una colección de libros llamada «Residencia en la tierra».  Durante sus viajes como cónsul, Neruda se encontró con Maria Antonieta Hagenaar, con quien se casó en 1930, y Federico García Lorca, otro poeta al que le gustaba la poesía de Neruda y que llegó a ser uno de sus mejores amigos.
 
    Mientras trabajaba en España, su vida cambió mucho con el asesinato de su amigo García Lorca, la guerra civil que amenazó la fuerza de la nación, y la separación de Maria Antonieta seguida por un segundo matrimonio con Delia del Carril.  Estos acontecimientos le llevaron a Neruda a hacerse socio del movimiento Republicano y  causaron un cambio en su poesía hacia poemas comprometidos.  La nueva poesía tuvo  pensamientos comunistas que destacan lo político y lo mundial más que la poesía simbolista del amor y la poesía surrealista de sus viajes que produjo antes.  Fue durante este tiempo, en medio de la guerra civil, cuando Neruda escribió un poema con actitud nacional «Espana en el corazón».  En su vuelta a Latinoamérica escribió otro poema con actitud internacional, o sea continental, «Canto general», una colección de unos 250 poemas que llegó a ser el poema épico del pueblo de Latinoamérica y que ha sido traducido a muchas lenguas.
 
    Como senador de la república y miembro del partido comunista de Chile, protestó contra el presidente y tuvo que exiliarse a México.  Fue aquí donde escribió su diario «Las uvas y el viento» y las descriptivas y sencillas «Odas elementales» a cosas materiales y universales—la obra que representa la cuarta etapa de la poesía de Neruda.  Encontró a Matilde Urrutia en México, se casó con ella, y fue quizás la inspiración de la poesia española más apasionante del siglo veinte.
 
     Pablo Neruda recibió el Premio Nobel de Literatura en 1971.  Enfermó de cáncer y murío en 1973, antes de la publicación de sus recuerdos, «Confieso que he vivido»--un título muy apropriado, porque en su vida productiva y única, Pablo Neruda creó una colección en «Obras completas» de las cuatro etapas de su increíble poesía.  Por cuatro aspectos de su personalidad, el chileno Neruda tuvo cuatro tipos de poesía que le justifican como premiado: la poesía del amor sobre su vida amorosa con su esposa, la poesía surreal y material inspirada por sus experiencias como cónsul, la poesía épica con sus fines didácticos y deseos políticos y comprometidos, y la poesía de los objectos universales que enfocó en los detalles de la vida diaria. 
Al Principio de la Página de Neruda 
  

Su Obra 

 AL PRINCIPIO DE LA PÁGINA
  
TEMAS
PROPÓSITOS 
RASGOS ESTILÍSTICOS


TEMAS 
Al Principio de Su Obra
      
    El hecho de que se divida la poesía de Neruda en cuatro etapas produce una variedad de temas en su obra que coincide con los aspectos diferentes de su vida.  Como  ya hemos mencionado, la obra de Neruda se divide en cuatro periodos: la poesía sobre su vida con sus esposas, la poesía de su exilio y experiencias en la tierra, la poesía épica, y la poesía de sus odas que enfoca en las cosas sencillas y universales.  Así, los temas coinciden obviamente con los aspectos de cada etapa de la poesía de Neruda.

    Claro, las obras como «Veinte poemas de amor y una canción desesperada» y «Cien sonetos de amor» se centran en la forma más fuerte y profunda e íntima del amor, un sentido que Neruda aprecia y uno que puede expresar fabulosamente.

    En su obra en que destaca el tiempo que pasó en exilio, como «Residencias en la tierra», trata de la soledad y la nostalgia que sentía cuando estaba en la tierra.  En esta etapa de su poesía, Neruda usa el surrealismo para explicar los sentidos durante su experimentación en la tierra.

    Neruda tuvo un nexo con lo político de su país y del mundo, y su ingreso al partido comunista creó pensamientos radicales y mundiales que influyeron en su poesía épica, representada por «Canto general», que tiene un fin comprometido en fortalecer y celebrar un espíritu y orgullo internacional para las Américas y la vida americana.  Muchas personas describen a Neruda como un poeta político pero todavía se puede ver lo artístico y lo estilístico en sus poemas de esta etapa.

    Finalmente, la poesía de Neruda cambia de lo profundo y lo político con fines comprometidos y temas serios a una poesía sencilla en sus «Odas elementales».  Desde el mar al caldillo de congrio, Neruda da vida a cosas inanimadas, analizándolas con descripciones excepcionales y teniendo cuidado en señalar las razones pequeñas y sencillas para agradecerlas.

PROPÓSITOS 

Al Principio de Su Obra
        Pablo Neruda se justifica como el mejor poeta de Chile porque logra muchos propósitos con los cambios de su poesía, propósitos que reflejan los cambios de su vida y las  ideas que llegan con estos cambios.

    Con influencias del movimiento simbolista, Neruda experimenta con el propósito del arte por el arte en su poesía del amor; es decir, esta poesía simplemente tiene el propósito de ser bella y de invocar sentidos asociados con el amor.  Luego, cuando su poesía cambió al surrealismo de sus experiencias en la tierra, hay más el fin de explicar y expresar los sentidos de la soledad y el exilio, pero con el surrealismo todavía existe un propósito estilístico.  Su obra más político, que incluye el poema «Canto general», tiene el fin más comprometido, porque en este canto épico para las Américas, Neruda trata de invocar un orgullo en el pueblo de Latinoamérica, y en otros poemas políticos, como «España en el corazón» en su «Tercera Residencia», no trata de invocar el orgullo, sino la comprensión horrible de la destrucción completa de un país después de una guerra.

    Posiblemente puede parecer que no hay ningun propósito importante en las «Odas elementales», pero si el lector entiende que Neruda ha vivido  muchas situaciones diferentes y difíciles, se dará cuenta de que su propósito al escribir las odas es apreciar las cosas en sí mismas, aunque a lo mejor, no son cosas cruciales para la vida, o sea, son cosas que se dan por sentado.  Se ve el Neruda más universal y utilitario en sus odas a las cosas concretas y sencillas.

    Si pudiera alcanzar todos los propósitos diferentes, cosa que cumplió con creces, Pablo Neruda sería digno del Premio Nobel porque muestra que es un poeta polifacético que puede expresar todas las emociones y los sentimientos de un continente entero, del amor al odio, de la guerra a la soledaridad, de lo sencillo a lo mundial.

RASGOS ESTILÍSTICOS 

Al Principio de Su Obra
          El chileno, que puede expresar los sentimientos de un continente, no fue un premiado sólo por lo que escribe, sino por cómo lo escribe, porque el estilo único de Neruda incorpora los tonos, las descripciones, y las atmósferas que cambian con los temas de una etapa a otra para expresar mejor los propósitos centrales de su poesía.

     Quizás el respeto y la atención que Neruda da a los sentidos tiene un gran efecto en la atmósfera de sus poemas.  En todos se centra en los sentidos de oir, oler, saber, y mirar para crear una escena natural o un sentimiento como si el lector estuviera en el poema.  En sus poemas de amor, no tiene problema para invocar las emociones del lector, pero todavía usa palabras y descripciones que suplican a los sentimientos.  En contraste, hay mayor problema en expresar la emoción en sus «Odas elementales», porque no hay mucha emoción complicada con cosas utilitarias y sencillas, por ejemplo un caldillo de congrio.  Sin embargo, Neruda sabe exactamente qué palabras usar para dar emoción al lector sobre las cosas inanimadas, así el lector casi puede notar el sabor a “las esencias de Chile…para que en ese plato tú conozcas el cielo” (Neruda, Antología esencial,156).

    También Neruda siempre utiliza los metáforas y símiles para crear descripciones detalladas y emocionales sobre las personas, las cosas, la naturaleza, y los sentimientos.  Hay influencia del surrealismo en sus comparaciones porque el poeta siempre escoge cosas raras o inesperadas para describir cosas sencillas, como el amor perdido como un naufragio en «La canción desesperada», su amor como “mariposa de sueño” y “la noche” en «Poema 15» (44) y la poderosa muerte “como la sal invisible en las olas” en «Altura de Macchu Picchu IV» (90).  Solamente Neruda habría pensado en estas comparaciones, pero expresan las imágenes perfectas y efectivas, aunque son peculiares.  Se ve la personificación de cosas inanimadas en su poesía cuando Neruda, o sea, el narrador, habla con un narratorio como Bolívar en «Un Canto para Bolívar», la Muerte en «Alturas de Macchu Picchu», o el mar en «Oda al mar».  Esta personificación aumenta los efectos y la universalidad de su poesía porque Neruda da vida, emoción, y aliento a todas las cosas del mundo.

     Neruda puede engañar al lector en decir algo y hacer el opuesto, como cuando dice en «Explico algunas cosas», “Os voy a contar todo lo que me pasa,” y el lector cree que él no va a hacerlo, pero cuenta todo (79).  En muchos de sus poemas, se refiere a algo que va a escribir en el futuro que el lector todavía no conoce, como su referencia a su poesía “del sueño, de las hojas, de los grandes volcanes de su país natal” en «Explico algunas cosas» (81).  Usa descripciones extrañas para describir las cosas más sencillas, pero como un poeta fantástico puede hacer, sus descripciones raras expresan las emociones sobre las cosas mejores que otros autores. Claramente, el premiado Pablo Neruda tiene el gran poder de confundir al lector fácilmente con su palabra y su estilo único.
 
 


Antología Esencial 

Al Principio de la Página de Neruda 
  
POEMAS DE AMOR POEMAS DE EXILIO
POEMAS COMPROMETIDAS ODAS ELEMENTALES
 

POEMAS DE AMOR

    Sin duda, la expresión de sentimiento y emoción es más obvia en los poemas de Neruda sobre el amor como «Veinte poemas del amor y una
canción desesperada» y sobre el amor hacia su esposa, Matilde, el sujeto de «Cien sonetos de amor».  Se ve en estos poemas el uso del arte por el arte, o un propósito representativo del movimiento Simbolista.

    En «Poema 15», Neruda mira y habla a su amante que “estás como ausente,” porque ella está durmiendo.  El tono de este poema de amor refleja una anana, porque colma a su amante dormida de descripciones y metáforas cariñosas cuando dice, “mariposa de sueño, te pareces a mi alma, y te pareces a la palabra melancolía.”  Para Neruda, su amante “emerges de las cosas, llena de mi alma,” pues, el lector puede sentir el nexo íntimo entre los amantes.  Por utilizar palabras selectivas, como “silencio,” “distante,”y “desde lejos,” crea la atmósfera perfecta del narrador, o sea, de sí mismo, mirando a su amante dormida.  Afecta los sentidos con las comparaciones a una mariposa frágil y tranquila y aún a un cadáver, “como si hubieras muerto,” pero al final el tema del amor triunfa cuando Neruda está alegre porque aunque ella parece ausente, él sabe “de que no sea cierto,” porque solamente está durmiendo (Antología Esencial, 44).

    Con «Cien sonetos de amor», Neruda destaca el tema de amor, claro, pero aquí es un amor más específico e íntimo que antes, dirigido a su tercera esposa Matilde, y que trata de su vida amorosa con ella, desde el principio hasta la muerte.  Empieza el primer soneto con su nombre, Matilde, y todavía muestra su devoción e interés en ella cuando dice que “en tu nombre déjame navegar y dormir”(205).

    Siempre usa ejemplos extremos y declaraciones exageradas, como en soneto XXV, “Todo estaba vacío, muerto y mudo, caído, abandonado y decaído, todo era inalienablemente ajeno, todo era de los otros y de nadie, hasta que tu belleza y tu pobreza llenaron el otoño de regalos,” para demostrar su amor intenso a Matilde y para convencer al lector de que es un amor verdadero (207).

    Sus sonetos explican mucho de su personalidad cambiante con descripciones contradictarias, como el elemento de comedia en el soneto XX cuando cambia de “mi fea,” a “mi bella” para describir a Matilde.  Le pregunta a su “fea,” “dónde están escondidos tus senos?” porque quiere que ella tenga senos como “dos lunas en el pecho,” pero al fin sabemos que su amor por Matilde es tan fuerte que la ama de todas formas, “por clara y por oscura”(206).

    Confunde al lector aun más con paradojas en soneto XLIV cuando describe que los dos modos de la vida dan sentidos opuestos a todas las cosas- “la palabra es un ala del silencio, el fuego tiene una mitad de frío.”  Como su vida y su estilo de muchas etapas, su amor “tiene dos vidas para amarte,” pero de todas formas, su amor por Matilde queda en un frase que representa el tema de los sonetos, “por eso te amo cuando no te amo y por eso te amo cuando te amo” (209).

    Sabemos después de leer los «Cien sonetos de amor» la actitud y el respeto que Neruda tiene sobre el amor.  Él se da cuenta de que aunque la vida, la atmósfera, y aún la personalidad cambia, el amor persiste, y en un símil fantástico en el soneto XCII, dice sobre su amor a Matilde que “y así como no tuvo nacimiento no tiene muerte, es como un largo río, sólo cambia de tierras y de labios” (212).
 
 

Al Principio de Antología
Al Principio de la Página de Neruda 
 

POEMAS DE EXILIO

    Mientras Neruda estaba en exilio representando a Chile como cónsul honorario desde Burma a Madrid, sintió la soledad que llega con la vida bohemia y la pobreza.  Sus sentimientos le llevaron a escribir una categoría nueva de poemas surrealistas que se publicaron en 1933 en una colección de libros llamada «Residencia en la tierra».

    Todos los poemas de esta colección reflejan sus pensamientos sobre la vida en soledad, pero en «Residencia en la tierra, II», el poema «Walking Around» combina mejor el surrealismo con el simbolismo para mostrar su disgusto con las cosas materiales de la vida temporal (Antología esencial, “Walking Around,” 72-73).

    Empieza el poema diciendo, "sucede que me canso de ser hombre," porque le repugna lo profano que le rodea en las satrerías, los cines, las peluquerías, y las mercanderías (72).  Neruda, mientras anda por la ciudad, idea pensamientos tan extranos y horribles, como querer "dar muerte a una monja con un gope de oreja," o "ir por las calles con un cuchillo verde y dando gritos hasta morir de frio," que parece que él está influido por el surrealismo (73).  El caminante desprecia todas las cosas con que se encuentra, desde los "hospitales donde los huesos salen por la ventana" hasta "horribles intestinos colgando de las puertas de las casas que odio," y las describe de una manera surrealista semejante a Dalí (73).

    Podemos sentir el desdén que Neruda tiene para las cosas mundanas desde su perspectiva existencialista en que "no quiero continuar de raiz y de tumba, de subterraneo solo, de bodega con muertos ateridos, muriendome de pena," una perspectiva con que Neruda intenta influir en los pensamientos que el lector tiene sobre las cosas del mundo (73).

    Invoca a los sentidos diciendo que toda la ropa colgada “lloran lentas lágrimas sucias,” porque aún a ellos no les gusta el mundo en que están. Muestra su actitud de que los seres humanos son grotescos porque aprecian las cosas materiales diciendo que “hay espejos que debieran haber llorado de vergüenza y espanto” cuando el lector se mira en ellos (73).

    Casi es un poema sacrílego porque pone cosas sagradas y religiosas en lugares extraños para crear una escena muy surrealista.  Pero por eso, Neruda puede expresar su propósito de mostrar su disgusto con la vida temporal y puede decir que las cosas materiales y sagradas no son las cosas de más importancia.
 
 

Al Principio de Antología
Al Principio de la Página de Neruda 
 

POEMAS COMPROMETIDAS

    Quizás el poema más fuerte y profundo que Neruda escribió pertenece a la categoría de su poesía comprometida, o sea, los poemas que tienen temas políticos y sociales con fines didácticos.

    Como poema épico, «Canto general» representa la vida americana, incorporando la cultura, las creencias, y la historia en una colección que intenta fortalecer y celebrar un espíritu y orgullo internacional para las Américas.  Neruda tiene gran éxito como el portavoz de las Américas porque la poesía de «Canto general» es poesía telúrica, es decir, poesía de la tierra en que la tierra es la protagonista y el héroe de la épica es las Américas.  Por este estilo, Neruda puede retratar la historia verídica del pueblo americano y puede crear una identidad y nacionalismo cultural en latinoamérica.

    Quizás en la sección más fuerte de la épica, «Alturas de Macchu Picchu», destaca la cronología de las Américas y la búsqueda de volver a la perspectiva utopica del siglo de oro.  En las doce partes de «Alturas de Macchu Picchu», Neruda crea un sentimiento de orgullo y un deseo de lograr una situación idílica para el pueblo, por medio de una metáfora en que el narrador escala el monte de Macchu Picchu para alcanzar la tierra prometida y hablar con Dios.

    Al principio, el narrador “iba yo entre las calles” y está al fondo del monte en los campos de maíz, pero después de empezar la subida al Macchu Picchu, la muerte le confrontó (86).  Aunque “la poderosa muerte me invitó muchas veces,” la efuerza del pueblo americano puede sobrevivir a la subida hasta la cumbre de la montaña (90).  El narrador, Neruda, invita al orgullo del pueblo y luego al lector se une con él en la subida de Macchu Picchu en parte VIII, cuando dice, “Sube conmigo, amor americano,” (94) y luego en partes XI y XII, “Sube a nacer conmigo, hermano,” (99-100) un mandato que muestra que con la subida, el lector puede ser renacido y ver la tierra prometida donde todos son hermanos.

    El propósito central del viaje es contestar “Qué era el hombre? En qué parte de su conversación abierta entre los almacenes y los silbidos, en cuál de sus movimientos metálicos vivía lo indestructible, lo imperecedero, la vida?” preguntado en parte II, que por medio de las doce partes el lector puede contestar al fin de «Alturas de Macchu Picchu» (89).  El poema es una búsqueda para la realización del hombre, y al final, en la cumbre de Macchu Picchu, el hombre puede “nacer conmigo” y puede saber quien es el hombre, y además, sabe qué son las Américas (100).

    Se puede ver la maestría de Neruda como portavoz al fin, cuando invita a los de abajo, “labrador, tejedor, pastor callado: domador de guanacos tutelares: albañil del andamio desafiado:,” y más, volver a lograr la grandeza americana en el monte (100).  Neruda explica a sus hermanos que “vengo a hablar por vuestra boca muerta” como el portavoz, y manda a los de abajo subir el monte y “Acudid a mis venas y a mi boca.  Hablad por mis palabras y mi sangre,” para que él cante la canción de la solidaridad de Latinoamérica al final de la subida de las «Alturas de Macchu Picchu» (100-101).
 
 
Al Principio de Antología
Al Principio de la Página de Neruda 
 

ODAS ELEMENTALES

    Claro, con Neruda se puede contar con muchas contradicciones en su poesía, como después de muchos poemas con temas profundos, él entra en otra etapa de su poesía, sus «Odas elementales».  No sólo es un cambio de estilo y tema de los poemas anteriores, sino posiblemente, las odas de Neruda que parecen las más sencillas y las más fáciles para analizar son muy difíciles en analizar en realidad.

    Siempre hay la pregunta de si Neruda está escribiendo algo profundo con significados escondidos, o si está escribiendo solamente odas sencillas a cosas, y nada más.  Con respecto a la etapa de su vida en que escribió las «Odas elementales», se puede concluir que Neruda estaba listo para escribir y tomar nota de las cosas sencillas y materiales de la vida, por ser sí mismas y nada más.  La actitud y el tono de las odas dan un sentimiento universal al lector, de que las cosas materiales de la vida cotidiana deben ser apreciadas por sus usos.

    Se ve este tono en la «Oda al caldillo de congrio», en que Neruda crea una apreciación en el lector para simplemente, el sabor delicioso de una sopa de congrio.  Aunque el congrio es una comida típica de Chile, Neruda presta atención a los orígenes de la comida, que desde “el mar tormentoso de Chile” llega en “ollas chilenas” en que “el caldillo se calienten las esencias de Chile”(154).

    Con palabras como “suculento,” “huele su fragancia iracunda,” “el vapor,” y “se sumerja en gloria,” apela a nuestros sentidos y nos hace apreciar una comida porque ahora, sabemos los ingredientes y el proceso detrás de la plata que la ayudan a ser tan deliciosa.  Cuando “los sabores del mar,” del congrio, combinan con los “de la tierra,” el caldillo, Neruda alcanza su propósito de animar al lector a tomar nota de una comida típica de la vida chilena, y concluye la oda con la expresión exagerada de su fin, “para que en ese plato tú conozcas el cielo."  Los lectores suelen pasar por alto el sabor de una comida que comen a menudo, pero no pueden hacerlo aquí (154-156).

    Las descripciones y la selección de palabras que Neruda usa para mostrar la importancia del congrio tientan a los lectores con la comida deliciosa y a la vez, les hacen pensar en algo sobre lo que no piensan normalmente porque es una cosa material de la vida diaria.  
 
 

Al Principio de Antología
Al Principio de la Página de Neruda 
 


Bibliografía 

Al Principio de la Página de Neruda 
     Neruda, Pablo. Antología esencial. Editorial Losada: Buenos Aires, 1996.

“Pablo Neruda.” Biography from the Nobel Foundation Page.
http://www.nobel.se/laureates/literature-1971-1-bio.html

"Neruda, Pablo" Britannica Online.
http://www.eb.com:180/cgi-bin/g?DocF=micro/420/43.html
[Accessed 10 February 1998].


Obras Escogidas
  

Al Principio de la Página de Neruda 
     Antología esencial
Crepulsculario
Veinte poemas de amor y un canción desesperada
Residencia en la tierra
España en el corazón
Canto general
Las uvas y el viento
Odas elementales
Cien sonetos de amor
Obras completas
Confieso que he vivido